lunes, 6 de febrero de 2012

APRENDIENDO al Enseñar a los Jovenes

APRENDIENDO al Enseñar a los Jovenes

A veces podemos tomarnos demasiadamente serios al enseñar.

Nos estresamos acerca de nuestras funciones de trabajo y nos confundimos acerca de nuestra audiencia y nos preocupamos que vayamos a equivocarnos. Esta es una señal verdadera de un espíritu sincero. De alguna manera esto si nos debe preocupar.
Pero nunca debemos perder de vista el hecho en que aun como maestro y lideres, nosotros no estamos a cargo de todo. Últimamente vemos que Dios es el que nos da el poder de ministrar, el cual nos muestra la claridad de lo que enseñamos y El es el misericordioso cuando nos equivocamos.

Cuando se trata de enseñar en particular, no debemos tomarnos tan seriamente porque la verdad es que somos más como co-aprendices en vez de maestros. Tu entiendes este principio en un nivel básico - 
¿cuántas veces has descubierto algo espiritual de parte de nuestro Dios, mientras estás preparando la enseñanza?  

Por otra parte somos más efectivos dando nuestras enseñanzas cuando no creemos que somos expertos y al ser más como co-aprendices con los jovenes.

No quiero decir que debemos abandonar nuestra autoridad ni nuestra posición como un lider en las vidas de losjovenes  pero lo que quiero decir es que cuando asumimos que nuestra experiencia es menos, podemos dejar que una discusión sea más honesta y auténtica y se pueda llegara a descubrir mas junto a con los jovenes. Puede estar de acuerdo con este principio pero tal vez no saben como hacerlo. Aquí haya algunas maneras para ayudarle a no tomarse tan seriamente y de querer disfrutar de su posición de ser un co-alumno.

Hable menos, escuche más 

Si quiere abandonar su posición como un experto, hable menos. La mayoría de los jovenes reciben “conferencias y lecturas” cada día en sus hogares, en la escuela, etc. La última cosa que quieren ver a alguien en la iglesia a una persona que les diga como deben actuar. La mayoría de la gente no aprende tanto con solo escuchar. Algunas veces necesitas batallar con una idea un poco, o deben ver a un principio puesto a la prueba –  Si quiere empezar a ser un mejor co-alumno, resista el deseo de hablar en toda la enseñanza.

En vez de eso, haga preguntas. No conteste sus propias preguntas. Deje que persista el silencio. Cuando empiecen a hablar los jovenes escuche más activamente.

Está bien decir “No lo se"


¿Ha contestado una pregunta que sabía que de verdad no conocía la respuesta? Yo si lo he hecho y pensé que tenía que saber la respuesta así que hice lo mejor que pude.

Cambiaría nuestra enseñanza si pudiéramos decir “no lo se”. Como sería si en vez de actuar que sabemos la respuesta, podríamos decir “no lo se…vamos a buscarlo juntos.” ¿Creen que ese tipo de honestidad resultaría en un estudio más profundo, en una relación más profunda y en discipulado más significado cuando estamos más cómodos con no saber todo?

Cambie su postura 


Suena sencillo, pero al cambiar la manera en que se presenta delante de los joveness dice mucho acerca de su vista de usted comparado con ellos. Si usted se para y ellos se sientan y su posición es detrás de podio, su posición muestra que eres un experto. Puede ser que conoce mucho más que los jovenes, pero eso no les impresionara. ¿Cómo podría ser más efectivo al estar sentado junto con sus jovenes? ¿Cómo le verían de manera diferentes y cómo recibirían su enseñanza mejor en una luz positiva?
Hay otras cosas que puede hacer y puede hacer para que las enseñanzas sean más como conversaciones con hacer preguntas y también al contestarlos. Aun al ponerlos en un lugar más relajante para enseñar de manera que no es tan estructurada puede ayudarle a ser más real para los jovenes.

De nuevo quiero hacerles saber que no estoy sugiriendo que abandonen sus responsabilidades como líderes pero si estoy abogando que como líderes debemos estar disponibles a innovar nuestros propios métodos de alcanzar a los jovenes. En ver que no tenemos que tomarnos tan seriamente y considerar lo que significa ser un co-alumno, tal vez podemos recordar el dicho que da un resumen a esta idea tan perfectamente:

"A la gente no le importa cuando conoces hasta que sepan cuanto los quieres.”

Que no nos preocupemos tanto nuestra posición sino que cuan efectivos somos.

Esperamos tus comentarios para seguir aprendiendo, Dios te bendiga

1 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias por sus palabras , tengo un puñado de adloescentes a mi cargo y me ha ayudado mucho leer estas palabras, sea bendecido y edificado en Cristo Jesus.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails